Reseña HistóricaGENERAMOS UN PROYECTO DE FORMACIÓN

Slide 1
Slide 1
Slide 1
Slide 1
Slide 1
Slide 1

El 6 de julio de 1573, Don Jerónimo Luis de Cabrera, fundaba la ciudad de Córdoba y cuarenta años más tarde, los Jesuitas, echaban las bases de la Universidad, hoy Universidad Nacional de Córdoba, la segunda en América del Sur y la que confirió a la ciudad su prestigio académico. 

El censo nacional de 2010 estableció una población de 1.329 604 habitantes y por imperio de su situación geográfica, es centro de convergencia del Mercosur y paso obligado en el tránsito comercial entre los océanos Atlántico y Pacífico. 
Frente a este contexto, en la primavera de 1994, por iniciativa de mi esposa, Adriana Torresán, decidimos fundar un colegio de excelencia, adecuado a la realidad globalizadora, donde niños y adolescentes se formaran y capacitaran para destacar en este nuevo orden mundial. 
Visitamos innumerables establecimientos educativos, públicos y privados, de nuestro país, de Estados Unidos y España, enriqueciendo el proyecto que elaborábamos. 
A comienzos de 1995, se definió y fundamentó la Propuesta Educativa, contando con la colaboración de calificados profesionales en la materia, sobre la base de un sistema educativo moderno, participativo, flexible a los cambios que demandaba el fin de siblo, con acento en lo nacional, incorporando conceptos de apertura hacia el mundo, en el convencimiento que el elemento esencial del desarrollo social, es la educación. 
A partir de la Propuesta Educativa como contenido básico, se desarrolló el proyecto arquitectónico del edificio ideal, que debía ser dúctil, para permitir su construcción armónica, en un plaza de varios años. En el mes de junio del mismo año se iniciaron las obras civiles del colegio, corriendo contra reloj y luchando con las inclemencias del tiempo, el día 11 de marzo 1996, comenzó el dictado de clases. 
Tuvimos especialmente en cuenta, al desarrollar este proyecto, al Alumno/a como centro del mismo, y todas las áreas se pensaron para su confort y seguridad, de modo de generar un ámbito al cual le resultare agradable asistir. 
Con 18 años de trayectoria podemos afirmar con orgullo que el cumplimiento de lo propuesto, ha dado muy buenos resultados. Innumerable es la lista de personas a quienes agradecemos su participación, tanto en el proyecto académico como arquitectónico, sin cuya valiosa colaboración no hubiésemos logrado el propósito. Seguimos dispuestos a trabajar con obstinado rigor para mantener el ideal fundacional de conformar “la más completa oferta educativa” a la luz de nuestro lema “Vitam Impendere Vero”, (Consagrar la Vida a la Verdad)
 
La misión
 
La misión del Colegio San Pedro Apóstol es desarrollar y estimular el potencial que cada uno tiene, en los estudiantes su habilidades y brindarles toda nuestra capacidad como formadores, los conocimientos necesarios para que con su futuro accionar desde puestos de liderazgo contribuyan al bienestar de la sociedad, no solo de nuestra comunidad sino de la sociedad humana en su conjunto. 
Cada miembro de la comunidad de la comunidad del Colegio desempeña importante papel en el logro de esta misión: cuando todos enseñan y todos aprende, cada uno hace su contribución esencial.